lunes, 21 de septiembre de 2009

Alaska 4: Denali y Chena Hot Springs

Y por fin llegamos a Denali, despues de pasar todo un dia entrando al parque en lo que parecia un safari por la naturaleza alaskenya entre bosques, llanuras aluviales y rios, que en si mismo ya vale mucho la pena. Para haceros una idea, en el camino de entrada vimos un lobo, un caribu corriendo en la lejania y algunas aguilas. Aqui el caribu...., de verdad si haceis zoom en el centro se ve!!





Lastima que el tiempo se nos empeoro durante los siguientes dos dias y los mosquitos son terribles... Eran como nubes que te perseguian a donde fueras!! Mucho peor que en el Amazonas, pero sin la malaria. Llegamos a comprarnos redes protectoras de cabeza... muy sexis. Aqui me teneis posando con red incluida al lado del lago Wonderlake donde acampamos (aqui si que pasamos un poquito de frio, brrrr!! Ya tocaba)




Por fin la ultima tarde el tiempo empezo a cambiar y comenzamos a tener vistas de la cordillera de montanyas que habia enfrente. Esta foto es de media tarde con primer plano de las "fireweed", muy tipicas de Alaska, y las primeras estribaciones al fondo.




Cada hora que pasaba el tiempo aclaraba mas, pero por enmedio cayo el "anochecer" (que alli en verano no pasan de media penumbra..). Por suerte teniamos que coger un autobus tempranito (a las 6 mas o menos) y cuando nos levantamos a recoger teniamos todo un espectaculo delante... Toda una cordillera de montanyas nevadas que alcanza su maxima altura con el Mt. McKinley (la montanya mas alta de Norte America) a unos 6200m, con un cielo azul impecable y sin una nube en el horizonte. Ahi lo teneis en toda su extension, son unos 5000 m en vertical desde donde acampabamos sin ninguna otra montanya delante.... Impresionante es poco!!





Le hicimos mil fotos, tanto a el como a todas las montanyas de alrededor, antes de coger el autobus y durante todo el recorrido de salida (mientras se vio), pero os tendreis que contentar con estas.
Aqui con lago incluido...





Y aqui de lejos y viendo todo el glaciar que baja entre los dos picos...




Para que os hagais una idea de las extensiones y paisaje, aqui veis la union de un par de rios de montanya en la zona de antiguas morrenas glaciares cubiertas de prados (esas colinas verdes, si) con las montanyas de fondo...




De salida tambien tuvimos show animal, que incluyo una zorra (o zorro, no se) muy juguetona que se paseaba y retozaba a lado de la carretera mientras todos le sacabamos fotos. Aqui en su momento "que gustito rascarse al sol"...



Fue todo un espectaculo de varios minutos... Mas tarde, tambien vimos cara a cara un lince en todo su esplendor, pero no pudimos sacarle foto a tiempo porque hubo alguien cuyo nombre no dire que hablo demasiado alto y el lince se fue rapidito... (ejemm, hay que decir que jordi se pasa cuatro horas ajustando el zoom...)


Aun asi si cierro los ojos sigo viendo sus grandes ojos amarillos mirandonos con curiosidad.


Para acabar con esta parte, aqui teneis una foto de la pareja y las montayas de fondo (lastima que el contraste no sea suficiente...)


Despues de esto nos fuimos mas al norte: Fairbanks y Chena Hot Springs, donde nos dimos unos banyitos muy reparadores en sus aguas termales mientras veiamos la fauna de los alrededores: un enorme castor paseandose fuera del agua y un alce que bebia de las fuentes termales... Aqui un video del momento

video


Nos despedimos de Alaska con un bonito arco iris al anochecer...


Seguiremos con las visitas a amigos en California!!!

jueves, 17 de septiembre de 2009

Alaska 3: La fase relax y contacto con la naturaleza

Como os prometi, aqui teneis los efectos de las "bonitas ardillas" en mi mochila... un boquete por el que pasaba mi punyo, y justo en la costura que conectaba tres zonas (afortunadamente solo de la parte superior. Desde entonces la llamamos la mochila Frankestein por las costuras que lleva!!


Y aqui tenemos a la responsable!!! Parece tan maja verdad? La piedra que le tire y que casi la decapita me parecio mas maja en el momento... Lo siento por los defensores de los animales. Cris me contuvo de volver a intentarlo!!


Despues de nuestra experiencia salvaje, necesitabamos una cura de tranquilidad y para ello nos fuimos a Homer, una pequenya ciudad bastante hippie a las orillas de un fiordo enorme con otro glaciar de fondo.

Para llegar contamos con la inestimable ayuda de Sheila y Sandy (nuestras azafatas favoritas) que nos llevaron en su coche en el viaje mas divertido y entranyable de Alaska. Donde realmente contactamos con el lado alaskenyo mas autentico visitando personajes y lugares en la ruta: Mil gracias!!

Una vez alli, cogimos una cabanyita apartada de todo ruido en una granja a las afueras del pueblo (lo peor eran las caminatas de 5Km para ir a comprar o a internet!!) y al lado de la orilla. Aqui la teneis, pequenya pero acogedora, por fuera

y por dentro...



Las vistas eran bastante espectaculares cuando la niebla lo permitia (culpa del excesivo calor y buen tiempo que nos hizo)


Estuvimos cinco maravillosos dias de completo relax y desconexion absoluta, encontrandonos con nuestro lado mas natural... entre otras cosas ese cazador-recolector que llevamos dentro.
Aqui me teneis recogiendo almejas en la marea baja pala y cubo en mano... Eran enormes (las mas grandes que habia visto hasta el momento), y tiene bastante truco el tema, pero despues de varios intentos le pillamos el toque y acabamos cogiendo una buena docena que despues del remojo se convirtieron en plato principal de nuestra cena!!! Es lo mas cerca que he estado desde hace tiempo de controlar todo el proceso de la comida hasta mi plato ;)

Despues de esto cogimos unas pequenyas furgonetas (lo que llaman shuttle), que es la unica conexion colectiva entre Homer-Anchorage-Denali y bastante caras (no se os ocurra hacerlo sin coche propio como nosotros!!). Por el camino disfrutamos de buenas vistas y nos encontramos con un alce paseando por las afueras de un pueblo.



Finalmente, antes de empezar con el plato fuerte que es Denali y Mt McKinley, visitamos unos pequenyos lagos muy cerca de la entrada al parque. Una excursion de tarde que fue muy agradable.
Estas son las vistas, el tipico panorama del interior de Alaska: cadenas de montanyas, valles con bosques de abetos y abedules, y rios y lagos (a montones y con muchos mosquitos por desgracia)


Para acabar, aqui teneis a Cristina disfrutando del descanso a la orilla del lago junto a la madriguera del castor (a este no lo vimos...)


sábado, 5 de septiembre de 2009

Alaska 2: Bear Territory

Pese al titulo, por desgracia no vereis en esta entrada ninguna foto de Mama Osa con sus dos oseznos porque... en fin, estaba yo como para sacar una foto en esos momentos.
Salimos de Seward otra preciosa manyana de julio (el mismo dia en que Sarah Palin decidio dejar de ser gobernadora para volver a ser una hockey mom). Y salimos a pie porque, dado el exceso de transporte colectivo en Alaska, deciden cortarlo totalmente durante el fin de semana del 4 de julio, para, como dicen ellos, no congestionar las carreteras. Vamos, ni que 4 minivans hubiesen hecho ninguna diferencia.
Decidimos probar suerte con el autostop. Descubrimos que, aunque en ingles se le llame hitchiking (termino que supone que tu caminas, y ya se parara alguien para recogerte), en realidad NO debes caminar, bajo ningun concepto!!!! El autostop solo funciona si miras a los conductores a los ojos con carita de pena y los haces sentir culpables. Si les estas dando la espalda, puedes irte despidiendo. Es mas, si da la sensacion de que todavia puedes moverte, tambien puedes despedirte.
Esto por supuesto, no lo dedujimos hasta despues de una hora caminando con el dedo en alto (el otro dedo, mal pensados ;) ). Imaginais que con nuestras mochilas, el tiempo se hizo largo. Ahi teneis a Son Goku entrenando.





Lleva todo lo suyo, mas de la mitad de lo nuestro, mas la comida necesaria para unos 5 dias de camping. Pobrecito mio.
Luego nos hartamos, escribimos un cartelito en un billete de avion, y nos sentamos a esperar.



Si, ya se que no se ve el destino, pero esta es la primera version del cartel. Luego lo repasamos, lo metimos en una funda de plastico, y me dedique a deslumbrar con el reflejo a los conductores a medida que se acercaban. Deformacion profesional de mi etapa antimisiles... :-)



En realidad, una vez entendidos los principios de funcionamiento del autostop, tampoco fue tan dificil. Un par de horas y tres conductores mas tarde, llegamos a nuestro objetivo del dia: Cooper's Landing!!! Donde dormimos en un bed & breakfast muy bonito y bien decorado. Este es el osito mas cuco que vimos en toda la excursion. Como dice jordi, los demas eran una amenaza disfrazada de osito.



Y dimos un paseo a la orilla del lago Kenai al anochecer.



Oye, que lo de deslumbrar a los conductores era broma, pero en cualquier caso mas de uno se lo hubiera merecido. Os podeis creer que la primera frase que te dicen al subir es: Dios, como odio a los turistas.
Y esos eran los que paraban. Y ya ni os hablo del taxista de fairbanks con el bate de beisbol en el asiento del pasajero... en fin, alaska la ultima frontera de la civilizacion!!!




Al dia siguiente descargamos parte de nuestras cosas en el Cozy Bear (el b&b), e iniciamos nuestra caminata circular, descrita por nuestra guia como "easy family hike". Pues anda que estaba la cosa como para llevarse un ninyo de paseo. Fueron tres dias de caminata agotadora, dos noches de camping semi-salvaje, y una noche de camping salvaje total, para un total de unos 48 km. Pero yo disfrute casi cada minuto. Jordi... no lo tengo tan claro.
La primera etapa (acabada in-extremis en autostop gracias a uno de estos que odian a los turistas), nos llevo hasta Cooper's lake,





donde rematamos el dia colgando la comida de los arboles, lejos de la tienda de campanya, por si los osos.
Esto de colgar la comida de los arboles suena divertido. La idea es colgar las cosas unos 5 m por encima del suelo, a un par de metros del tronco mas cercano (porque los osos negros saben trepar). Cualquiera diria que un par de fisicos con 15 metros de cuerda pueden apanyarse sin demasiados problemas. Y es posible que puedan, pero no cuando los unicos arboles disponibles son abetos de poco mas de 5 metros, con ramas muy poco rigidas. Aun asi, lo intentamos con toda la deportividad posible, en el largo anochecer alaskenyo. El resultado, poco espectacular, es lo que yo llamo el "playground para osos", en el que la esquina mas baja de la bolsa de comida colgaba a unos escasos 1.8 metros del suelo despues de mas de 1 hora de esfuerzos infructuosos por parte de Jordi (deberia haberlo filmado!!!). Vamos, que si yo me ponia de puntillas, lo podia coger entre los dientes.
La foto del momento.





Por suerte, parece que los petardos del 4 de julio espantaron a los osos, y nuestra comida seguia intacta al dia siguiente. Hicimos el equipaje y nos adentramos en el sendero de los Russian Lakes propiamente dicho, que nos llevaria a la tierra mas solitaria que jamas hayamos pisado. Bosques, montanyas, lagos y rios helados. Y animales salvajes, pero lo que son personas, ninguna en 1 dia y medio.







Eso si, animales parece que habia bastantes. De hecho, por la cantidad de... evacuaciones osunas en el camino, llegamos a la conclusion de que ellos eran los que mantenian abierto el sendero. Pese a todo, aquel primer dia transcurrio sin incidentes ni encontronazos. Llegamos al Upper Russian Lake,



montamos la tienda






y nos hicimos la cenita. Aqui tenemos al rudo alaskenyo preparando un complicadisimo plato de raviolis.






Al amanecer, banyito naturista en el agua helada del lago brrrrrr, lo mejor para empezar el dia. Y desayuno de crepes, huevos y bacon. La mejor comida del dia. Y luego pa'lante, que nos quedaban muchas horas, e iba subiendo la temperatura.


Salimos con buen animo, pensando que solo quedaba un dia, y con una falsa sensacion de seguridad, porque, no habiamos visto ningun oso todavia. Cuanto se equivoca el ser humano... Al poco de empezar, despertamos a un oso negro que estaba echando la siesta en medio de un prado. Este lo vimos a distancia, y con cierta seguridad. Se puso sobre sus patitas traseras y nos miro alejarnos. Vale, es cierto, podriamos haber sacado una foto...


Y ahora imaginaos, jordi y cris, encantados de la vida con haber visto un oso in real life, caminando alegremente por los prados, sin darse cuenta de que el sendero se dirigia hacia el rio. Cinco minutos mas tarde, a traicion y detras de una curva con arbustos... de repente, el rio. Y en medio del rio, casi a nuestra altura: Mama Osa Grizzly!! Y del otro lado del rio, dos oseznos mirandome con curiosidad. Mama estaba ensenyando a pescar salmon (el rio estaba atestado) a sus pequenyos, y ni nos olio, ni nos oyo. Pero en cuanto nos vio, se puso a rugir y corrio hacia sus crias. Es toda una vision, un oso en movimiento. La verdad es que se nos pusieron por corbata... Nos alejamos un par de pasos para darle espacio, y la oimos alejarse sin dejar de rugir.

Aqui el lugar del encuentro, sin los osos.




Depues de eso, y aunque parezca increible que no tuvieramos mas ganas de ver osos, nos pasamos el dia cantando y contando historias en voz alta para alejarlos del camino. Los parajes eran bonitos, hacia un dia precioso y vimos muchas aguilas calvas.



Y acabamos el dia, destrozados, pero sin mas incidentes...

O eso pensabamos cuando llegamos al primer camping "civilizado" en 3 dias... Eso si, en plan alaskenyo, sin duchas, sin lavadero, y con un agujero en el suelo como letrina.

Nos las dabamos felices despues de toda la travesia, y con el cansancio nos fuimos a dormir sin pensar que nos dejabamos una bolsa de nueces en la mochila de Jordi...

Aqui teneis la bolsa al dia siguiente...




Imaginaos la mochila!!!

Unas "simpaticas" ardillas se hicieron un camino hasta las nueces para su reserva hivernal... Desde ese dia a Jordi ya no le caen tan bien esos bichos!!

En el siguiente blog os ensenyaremos a la culpable y el estado lamentable en que quedo la mochila... pero eso ya es otra historia.